29 abril, 2009

EL RIESGO DE LA SEGURIDAD PRIVADA CONTRATADA CONTRA LA PIRATERIA EN AGUAS DE SOMALIA

.

LA SEGURIDAD PRIVADA, A BORDO DE BARCOS, ENCARGADA DE LA PROTECCIÓN CONTRA LOS ABORDAJES DE PIRATAS SOMALÍES SE ENFRENTA A UN PELIGROSO ENTRAMADO CUYOS HILOS MANEJA LA MAFIA INTERNACIONAL


Estos piratas del siglo XXI , temerarios donde los haya, están dispuestos a jugarse la vida porque apenas valoran la suya, salen a la caza de un botín que les permitirá un bienestar inalcanzable para el resto de sus compatriotas.


El fruto de la piratería les permitirá también la entrada en las tribus que atesoran las mujeres más bellas de Somalia, y por cuya liberación, los jóvenes corsarios también deberán pagar un alto rescate.


Pero esto, solo es “la punta del iceberg”, los grandes cerebros de esta trama, expatriados somalíes o extranjeros de fortuna, disfrazados de hombres de negocios, operarían desde Dubai, Nairobi o Mombasa .


Estas camarillas mafiosas, muy bien organizadas, mueven enormes cantidades de dinero y disponen de tecnología capaz de interceptar comunicaciones y rastrear el cargamento, la nacionalidad, la ruta, e incluso las defensas de los barcos, a fin de preparar su secuestro.


Una vez que se ha producido el secuestro pirata, TODOS GANAN EN LA NEGOCIACIÓN:


Partiendo del obvio encarecimiento que han experimentado los seguros maritimos, cada participante en el proceso de negociación para el pago del rescate tiene una función que cumplir: los mediadores regatean, los abogados garantizan tratos sin vulneraciones legales, los funcionarios corruptos saltan sobre las trabas administrativas y el hombre del maletín se acompaña de gente armada, pues alguno fue atacado y muerto al saberse que trasladaba el pago de un rescate.


TODOS COBRAN: los mediadores, cerca de 100.000 euros, los abogados, más de 300.000, según la complejidad del caso, y las empresas de seguridad, entre 150.000 y 300.000 euros, si la operación es peligrosa y son requeridos sus servicios.


El proceso arranca cuando los piratas se apoderan de la documentación y teléfonos satélites del buque para hablar con los propietarios, de viva voz o por mensajes de texto.


Los operadores de telefonía tambien ganan ya que la factura telefónica puede dispararse hasta los 50.000 euros, pues se establecen contactos internacionales a tres o cuatro bandas.


Cada uno de los piratas -en ocasiones pertrechados con máquinas de detección de billetes falsos porque han sido timados en alguna ocasión- reciben tambien en torno a los 50.000 euros.


En definitiva hay demasiados intereses de por medio como para que la seguridad privada, con los medios de que dispone, pueda ser un impedimento para esta gran "GRAN TRAMA PIRATA"


"MUCHO CUIDADO COMPAÑEROS"


Ver reportaje publicado en "El Pais" : LA PROSPERA COALICION PIRATA"


No hay comentarios:

Suscripción