24 abril, 2012

EL INTRUSISMO QUE VIENE

MAS AUXILIARES POR VIGILANTES

Los numerosos recortes a los que se está viendo obligada la empresa privada, y que igualmente están siendo impuestos a la Administración, se está traduciendo en un aumento del desempleo y en un creciente índice de impagos que obviamente está afectando también al Sector de la Seguridad Privada.

Por otro lado, muchas empresas y entidades públicas están reduciendo «drásticamente» el número de efectivos de seguridad privada en sus instalaciones con el perjuicio que esto conlleva, en primer lugar para el Vigilante que se queda sin trabajo, en segundo lugar para su empresa que deja de facturar y por ultimo para el arrendatario de seguridad que se ve obligado a prescindir de este servicio.

Esta situación es un caldo de cultivo idóneo para que la gran lacra de la Seguridad Privada, “El Intrusismo”, prolifere sin límites

Aunque la Ley de Seguridad Privada deja claro cuáles son las funciones, cómo, cuándo y por quién deben ser realizadas,en numerosos emplazamientos donde hasta ahora prestaban servicio Vigilantes de Seguridad, se está sustituyendo a estos agentes (Profesionales Habilitados), por personal no cualificado, y así abaratar gastos.

Los clientes:
Determinados empresarios y alguna que otra institución nunca contratarían a un administrativo que no lo fuera, un mecánico sin titulación, un médico que no lo es, o nunca contarían con un abogado que no estuviera licenciado y colegiado; pero en el caso de la seguridad no tienen ningún recelo en contratar a un sujeto con uniforme, que a sabiendas de que no es un Vigilante de Seguridad debidamente formado y habilitado, lo parece; y eso les basta.

Las empresas:
Las empresas de seguridad se encuentran de golpe y porrazo con la papeleta de que el cliente quiere rescindir el contrato, pero de un plumazo, haciendo gala de solucionar la cuestión y con el único objetivo de seguir facturando, recurren a su empresa filial de servicios (Todas las empresas de seguridad tienen una) y proponen cubrir el puesto con el mal llamado “auxiliar de seguridad”, que por supuesto  es más barato.

Los Vigilantes:
Al final de la Historia tenemos a un cliente contento porque ha cumplido su meta de reducir gastos, y aunque de forma equivoca, mantiene la seguridad que tenia.
Por otro lado, la empresa de seguridad de turno continúa facturando, que es lo que únicamente le importa.

Y al final del camino quedan los más perjudicados, la plantilla de Vigilantes de Seguridad que componían el servicio, tiene dos opciones: Causar baja voluntaria y nueva alta como “Auxiliar” para seguir en el puesto, contraviniendo la Ley de Seguridad Privada, o pasar a engrosar la lista de parados.

Esto es lo  que hay

El cliente y la empresa ganan,el puesto del VS lo ocupa un “intruso”,todos se saltan la ley a la torera,Seguridad Privada no se entera o no quiere enterarse y el profesional habilitado se queda en paro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo del intrusismo ademas de competencia de la DGSP, tambien lo deben de tener las empresas de seguros cuando le contratan las polisas los empresarios, en que la misma tengan que presentar un documento donde xx empresa de seguridad que le ha sido adjudicado el servicio, y avalada por la DGSP, donde conste el nº de vigilantes habilitados contratados, para ese servicio.

Anónimo dijo...

Pero esto es el mismo cantar empresarios recurriendo a lo que es habitual,tu cierras la boca o como que desconoces la ley de seguridad privada,nosotros nos ocupamos del asunto que tenemos personas que se ocupan de incentivar de alguna manera a los responsables de esto, todo estos con el permiso de nuestro queridisimo Ministerio del Interior ya que hace caso omiso,en cuanto funciones que desarrollan los vigilantes de Seguridad permitiendo a empresarios y clientes haciendo lo que le viene en gana segun caiga los agrecedimientos

Anónimo dijo...

Nos os preoucpeis, porque si miamos a europa y por los intereses de las empresas se privatizaran mucha seguridad publica por seguridad privada, como en inglaterra que se ha privatizado incluso la gestion de comisarias.

Suscripción