07 septiembre, 2016

RECORDEMOS NOCIONES SOBRE LA LICENCIA TIPO C

Obtención, renovación, conservación, uso y a quién va dirigida

 

Artículo eleborado desde la experiencia propia de un Jefe de Seguridad privada, desde la referencia debida a lo legalmente establecido en la Ley de Seguridad privada y a su Reglamento y al Reglamento de Armas.

Añadir que este texto no va dirigido en cuanto a la normativa legal y funcionalidad para el correcto desempeño por parte de personal de seguridad privada en los servicios armados legalmente autorizados, ya que ese tema podría ser abarcado en un futuro.

Para mayores garantías informativas, la vía más conveniente siempre es solicitar información o dirigir las consultas a las fuentes oficiales del Ministerio de interior y a la Guardia Civil, a la unidad con competencias en Seguridad Privada, y en este caso a la Intervención de armas y explosivos (ICAE).


Las competencias atribuidas a la Guardia Civil se llevan a cabo por:
  • El Servicio de Protección y Seguridad (SEPROSE), en las cuestiones que la Ley de Seguridad Privada asigna a la Guardia Civil.
  • La Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE), en todo lo concerniente a armas y explosivos.
  • Armas de las empresas de seguridad y su personal.
  • Control de las armas.
  • Concesión de las licencias tipo C.
  • Armeros para la custodia de las armas.
  • Ejercicios de tiro.
  • Instructores de Tiro.
Una vez aclarado este punto paso a exponer y estructurar lo siguiente:
  1. Tipos de Licencia de armas.
  2. Personal Operativo de seguridad privada que puede prestar servicio con licencia de armas TIPO C.
  3. Obtención, conservación de la Licencia y uso.
  4. Obligaciones del personal y empresas de seguridad privada respecto a la Licencia de armas.

  1. TIPOS DE LICENCIAS DE ARMAS:
Es muy importante saber que no se puede portar ni poseer armas de fuego en territorio español sin la correspondiente autorización o licencia expedida por las autoridades competentes, y se precisará de licencia de armas la tenencia y el uso de las armas de las categorías 1ª, 2ª, 3ª, y 7ª.2 y 7ª.3.

Clases de Licencia de armas:

Tipo A: Propiedad privada del personal de las Cuerpos Específicos de los Ejércitos, de los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Tipo B: Para armas de fuego cortas de particulares. La licencia de armas “B” solamente podrá ser expedida a quienes tengan necesidad de obtenerla, y será competente para concederla la Dirección General de la Guardia Civil.
Puede solicitarse con carácter restrictivo, teniendo en cuenta que la razón de defensa de personas o bienes, por sí sola, no justifica la concesión de la misma y limitándose a supuestos de existencia de riesgo especial y de necesidad.

Tipo C: Para armas de dotación del personal de vigilancia de seguridad privada perteneciente a empresas de seguridad y en general las entidades u organismos cuya constitución o funcionamiento cumplan los requisitos legalmente prevenidos de los que dependan personal de seguridad, etc.

Tipo D: Para armas largas rayadas para caza mayor, tendrá cinco años de validez y autorizará para llevar y usar hasta cinco armas de la categoría 2ª.2.

Tipo E: Para armas de fuego largas para tiro deportivo, de calibre 5,6 milímetros, escopetas y demás armas de fuego largas de ánima lisa, o que tengan cañón con rayas para facilitar el plomeo, armas accionadas por aire u otro gas comprimido, escopetas de caza, ballestas y armas para lanzar cabos y el lanzador de ayudas.

Tipo F: Documentará las armas de concurso de tiro deportivo de afiliados de federaciones deportivas que utilicen armas de fuego para la práctica de la correspondiente actividad deportiva, armas para uso en campos, polígonos y galerías de tiro.

  1. PERSONAL OPERATIVO DE SEGURIDAD PRIVADA QUE PUEDE PRESTAR SERVICIO CON LICENCIA DE ARMAS TIPO C.
La licencia de armas TIPO C está reservada al personal de Seguridad Privada habilitado, y una vez haya superado las pruebas correspondientes para su obtención:
  • Vigilantes de seguridad.
  • Vigilantes de explosivos.
  • Escoltas privados.
  • Guardas rurales y sus especialidades.
  •  
Son concedidas por el Director General de la Guardia Civil y tendrán validez exclusivamente durante el tiempo de prestación del servicio de seguridad determinante de su concesión y carecerán de validez cuando sus titulares se encuentren fuera de servicio.
  1. OBTENCIÓN, CONSERVACIÓN DE LA LICENCIA Y USO.
Forma de obtenerla:
Solo el personal de seguridad privada en activo debidamente habilitado es susceptible de obtener una licencia de armas de tipo C. Los aspirantes que quieran obtener una licencia de armas de tipo C deben acordarlo con la Empresa de Seguridad en las que desarrollan su actividad


Pero dicho de un modo más correcto, son las mismas empresas las que por necesidades de los servicios contratados o que se podrían contratar, las que proponen al vigilante de seguridad, guarda rural, escolta privado o vigilante de explosivos para presentarse a las pruebas oficiales para obtener dicha licencia. 


Esto es, al final la empresa de seguridad presenta la documentación y la candidatura del aspirante ante la Guardia Civil.

En ciertos casos, como los Guardas Rurales autónomos NO encuadrados en empresas de seguridad privada, para la obtención de la Licencia de armas uno de los documentos que necesitarías aportar en la Intervención de Armas, (entre los comunes para su obtención del resto de personal), es el que demuestre que necesitas la licencia C para realizar un servicio armado.

Por lo tanto, la persona física o jurídica contratante deberá especificar en el contrato ya firmado, la petición de que ese servicio que se va a realizar será con arma, y quien va a ser el Guarda rural contratado, por lo que primero, el servicio tendría que haber sido solicitado y posteriormente aprobado por el organismo competente.

Las Comandancias de las Guardia Civil, a nivel provincial, convocarán los exámenes para la obtención de la licencias de armas TIPO C con la periodicidad que sea necesario, de acuerdo con el número de aspirantes. Como norma general, se celebrarán, al menos una vez al mes, siempre que existan solicitantes.

Cada principio de año, son publicadas las fechas de los ejercicios de tiro para el personal de seguridad privada, así como las fechas de los ejercicios de tiro y exámenes para su obtención, donde previamente y con anterioridad deben de solicitarse, por parte de las empresas de seguridad la asistencia con su personal a dichas pruebas.

A los exámenes será obligatoria la asistencia de instructores de tiro de Seguridad Privada, para garantizar el cumplimiento de las normas de los ejercicios de tiro. Se darán por válidas todas las consideraciones generales expresadas por ellos, siempre que no contravengan lo específicamente señalado para los exámenes.

El examen para la obtención de la licencia tipo C tiene tres pruebas eliminatorias, que se realizarán por el siguiente orden:

1º Prueba de conocimiento técnico de las armas del personal de Seguridad Privada.

Esta prueba inicial tiene como objeto comprobar que el solicitante posee el conocimiento y destreza en el manejo de las armas de Seguridad Privada que va a utilizar en el desempeño de sus funciones. Consistirá en contestar verbalmente a dos preguntas sobre el arma reglamentaria y realizar dos ejercicios de manipulación con el arma descargada. 

La prueba se realizará en el campo de tiro designado antes de realizar el ejercicio práctico de tiro y será evaluada por el tribunal o por el supervisor de tiro que éste haya designado.
El resultado será de APTO cuando el aspirante conteste correctamente, como mínimo, a una de las dos preguntas formuladas y realice debidamente, como mínimo, uno de los ejercicios propuestos.


2º Ejercicio práctico de tiro con revolver (Vigilantes de Seguridad y Vigilantes de Explosivos) o carabina (Guardas Rurales).

Los aspirantes que hayan superado la prueba de conocimiento técnico de las armas con el resultado de apto realizarán a continuación el ejercicio práctico de tiro de acuerdo con las normas determinadas en la Resolución del Ministerio del Interior de 28 de febrero de 1996, de la Secretaria de Estado de Interior, por la que se aprueban las instrucciones para la realización de los ejercicios de tiro del personal de seguridad privada (BOE. núm. 57, fecha 06-03-1996), donde en ambos ejercicios se necesitarán un total como mínimo de más del 50 % de impactos en silueta del total de los efectuados.

3º Ejercicio escrito sobre la normativa específica del aspirante (Vigilante de Seguridad, Vigilante de Explosivos o Guardar Rural), el Reglamento de Armas y el conocimiento de las armas reglamentarias.

La prueba consistirá en contestar a 20 preguntas sobre los temas siguientes:
  • Normativa específica del aspirante (Vigilante de Seguridad, Vigilante de Explosivos ó Guardas Particulares del Campo).
  • Reglamento de Armas.
  • Conocimiento de las armas reglamentarias de Seguridad Privada.
De las 20 preguntas del ejercicio:
  • 10 tratarán sobre la normativa específica del aspirante y el Reglamento de Armas.
  • 10 sobre el conocimiento de las armas reglamentarias. 
  •  
     
Cada una de las preguntas tiene 4 respuestas, con una opción correcta y la evaluación final del aspirante será de APTO cuando haya contestado correctamente, como mínimo, a 5 preguntas de cada bloque.

Una vez superado, el candidato obtiene su licencia de armas de TIPO C sin activar, y permanece depositada en Intervención de Armas de la Guardia Civil hasta su activación. 

La activación de la licencia se produce cuando el candidato supera el primer ejercicio calificatorio.

La conservación de la Licencia de armas TIPO C:

Una vez obtenida es sencillo ya que la vigencia de las licencias estará condicionada al mantenimiento de los requisitos exigibles para su otorgamiento.

Los órganos competentes para su expedición pueden comprobar en cualquier momento tal mantenimiento y, en caso contrario, procederán a revocarlas.

Deben de realizarse por parte de las empresas de seguridad y su personal de seguridad privada los correspondientes ejercicios de tiro establecidos al efecto para comprobar la destreza y manejo de las armas y tiro por parte de su personal.

La NO superación de estas pruebas, resultado negativo (incluido en su ejercicio de recuperación) tendrá como efecto la retirada TEMPORAL de la Licencia de armas hasta la superación del siguiente ejercicio de tiro.

En las licencias de armas TIPO C se debe actualizar la fotografía del documento cada 5 años.

En el momento del cese en el cargo o función, temporal o definitivamente, al titular de la licencia TIPO C le será retirada por el superior jerárquico, entidad, empresa u organismo en el que presta o ha prestado servicios, y será entregada en la Intervención de Armas de la Guardia Civil.

En cuanto a la caducidad....... la empresa de seguridad debe solicitar a la intervención de armas de la GC de la localidad la renovación de la misma mediante un certificado o informe del superior jerárquico de la empresa, junto al resto de documentos, como reconocimiento médico, antecedentes penales y antecedentes sobre violencia de género o su autorización a consulta, pago de tasas, fotocopias DNI y TIP, etc. 


Ya que por uno mismo no puedes renovarla, y tiene una caducidad de 5 años, ésta será bienal a partir de los cincuenta y cinco años de edad, y su resultado se comunicará a la Intervención de Armas de la Guardia Civil.

Uso de la Licencia:

La licencia C solo tiene validez exclusivamente para la prestación de los servicio de seguridad privada armados y autorizados, llevando la misma licencia en la prestación del servicio Junto al resto de documentación (TIP habilitación, Guía del arma y DNI).
  1. OBLIGACIONES DEL PERSONAL Y EMPRESAS DE SEGURIDAD PRIVADA RESPECTO A LA LICENCIA DE ARMAS.
Citaré algunas de las obligaciones principales del personal de seguridad privada que anteriormente ya tiene su licencia de armas TIPO C y que causan Nueva Contratación en una empresa de seguridad, además de las obligaciones de las empresas de seguridad referente al uso y conservación de la Licencia C y que son las siguientes:
  • El personal debe de poner en conocimiento de la empresa de seguridad que se es poseedor de la Licencia de armas TIPO C y en que dependencias de la intervención de armas de la Guardia Civil la tiene depositada (Localidad), para su petición.
  • Entregar su cartilla de tiro a la empresa para que la misma proceda a guardarla y a efectuar sus correspondientes diligencias y anotaciones, tiradas y resultados de los ejercicios efectuados.
  • El personal de seguridad privada en la prestación de su servicio ESTÁ OBLIGADO a mostrar su licencia, Guía del arma que se porta y resto de documentación a las Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado a efectos de inspección, siendo su negativa una FALTA MUY GRAVE.
  • A realizar los ejercicios de tiro obligatorios establecidos, pudiendo ser motivo de suspensión de la licencia la no realización de los mismos.
  • Las empresas de seguridad privada están obligadas a presentar a TODO su personal contratado a los ejercicios de tiro correspondientes que tengan concedida la Licencia de armas TIPO C, sin que en ellos deba repercutir gasto alguno para la realización de las pruebas.
  •  
  • A la conservación y cumplimentado de las cartillas de tiro y su posterior entrega al trabajador una vez termine su relación contractual entre ambos.
  • La licencia de armas TIPO C del personal que cause baja en la empresa como anteriormente se ha dicho deberá ser entregadas a la intervención de armas de la Guardia Civil por el superior jerárquico de la misma o personal autorizado.
  • La licencia de armas TIPO C NO ES PROPIEDAD DE LA EMPRESA.
Por último indicar que para poder prestar servicio en un SERVICIO ARMADO como VS / Escolta / Guarda Rural / VE, debes de tener efectuada la última tirada obligatoria del ejercicio de tiro y superada, de no ser así la empresa debe de presentarte al ejercicio de tiro más próximo establecido para su prestación.
Fuente: Vigilanteinforma


12 agosto, 2016

LOS VIGILANTES DE SEGURIDAD CUENTAN LO QUE NUNCA DICEN

la imagen que tenemos de ellos suelen ser bastante mala, pero muy pocos se han preguntado por los problemas que sufren cada día

 

Hasta el nombre con el que solemos conocerlos suena despectivo. “Segurata”, en lugar de guardia o vigilante de seguridad. Se trata, sin ninguna duda, de uno de los sectores profesionales que peor consideración tienen entre la sociedad, entre sus compañeros, entre sus contratantes y entre sus clientes. Para los policías, son unos esbirros de las empresas privadas que les han arrebatado parte de su poder; para la mayor parte de la gente, el brazo blando de la ley, falsas figuras de autoridad cuyo trabajo lo podría hacer cualquiera.

 
En definitiva, señala una nueva investigación publicada en el 'European Journal of Criminology', pocos sectores encajan mejor que el del agente de seguridad en la definición de “trabajo sucio”.
 
Como explica “Doing 'dirty work': Stigma and esteem in the private security industry”, es uno de los trabajos más estigmatizados, en cuanto que la suciedad de su trabajo abarca tres dimensiones: es una suciedad física (a menudo deben interactuar con personas peligrosas en situaciones de peligro), sociales (porque “necesitan comportarse de una forma servil con sus empleados y clientes”) y moral (porque su sector los percibe como una vergüenza para la profesión).
 
"Me he vendido, me limito a hacer el trabajo por el que el cliente me paga"
 
Es innegable que es cada vez más común que en los Estados democráticos modernos, las agencias de seguridad privadas cumplan parte del rol que en el pasado era detentado por la policía. Sin embargo, y como recuerda la investigación, “la industria de la seguridad privada opera en un contexto en el que la gente aún espera que la seguridad sea proporcionada por el Estado”. En esa situación, los vigilantes privados son los encargados de llevar a cabo el trabajo sucio que el sector público no quiere o piensa que no le incumbe realizar.
 
Los investigadores descubrieron que las conclusiones de dos trabajos diferentes realizados en Suecia y en Inglaterra tenían muchos puntos en común. Fuesen los agentes de seguridad británicos que trabajaban en un centro comercial o en unos estudios de televisión o los suecos que guardaban el cuartel de policía y se preocupaban de que no se 'okupasen' edificios vacíos, sus preocupaciones eran universales. Y, en muchos casos, pasaban por el desprecio que supone provenir de ocupaciones “mal pagadas, de clase trabajadora”. 
 
¿De qué sirve mi trabajo?
 
Uno de los participantes recuerda que su compañera Agnes no podía dejar de pensar en “la gran diferencia entre trabajar como policía o en seguridad”, especialmente en lo que concierne a la actitud de la gente. “Me he vendido, simplemente hago el trabajo por el que el cliente ha pagado” era la frase que repetía una y otra vez.
 
Muy a menudo, asegura el estudio, los vigilantes de seguridad tienen la sensación de que su rol no es proteger a la gente, sino las propiedades de sus clientes.
 
Algo que se acentúa cuando la empresa les exige “mirar hacia otro lado cuando, por ejemplo, ven a un camello enfrente del centro comercial que protegen, ya que deben limitarse a aquello por lo que le han contratado.
 
Por otra parte, muchos tienen la sensación de que ni ellos ni su empresa son capaces de proporcionar el servicio por el que les pagan: “Adapt Security engaña a los clientes cuando dice que 'responde a las alertas de robo'. No se trata de arrestarlos. Solo vas a asegurarte de que el daño no sea aún más grave”. En respuesta, muchos de ellos hacen más de lo que se les exige para cumplir tanto las expectativas del cliente como las suyas propias: “Una percepción adicional es que la industria de la seguridad es moralmente dudosa porque vende una ilusión de seguridad”.
 
"Me miran de arriba abajo"
 
Es algo que hemos visto en incontables situaciones. Una persona, no necesariamente anciana, se acerca a un agente de seguridad y le pregunta dónde están las latas de tomate, los rollos de papel higiénico o los congelados. Ocurre continuamente, y es algo que hace que se les lleven los demonios. No sólo eso, sino que también les confunden con trabajadores del parking o encargados de información.
 
“Una señora se ha acercado a Hussain preguntándole por ropa de mujer, moda europea en concreto, y le ha preguntado dónde está la tienda”, explica uno de los testimonios. “Otra le hace una pregunta: '¿eres de seguridad o de información?' Hussain, como la mayoría de sus colegas, sonríe y le responde de la manera estipulada: '¿cómo puedo ayudarle, señora?'”
 
"Esta es de aquí. Vive en el barrio y toma drogas. Se sabe que es agresiva con la policía y la seguridad: los escupe"
 
Eso, en el mejor de los casos. En el peor, no dejan de recibir muestras de desprecio, ya que “el trabajo de seguridad es considerado por algunos como de baja cualificación y trivial, un empleo que no requiere ninguna formación y que por lo tanto es adecuado para los inútiles”.
 
Cuando la seguridad privada externalizada debe rivalizar con la interna, como ocurría en el centro comercial Fantastical Shopping, estos últimos desprecian a los primeros como “leprosos”, el término que utilizaban para referirse a ellos.
 
A veces, simplemente, se les agrede. “Los agentes de seguridad del estudio sueco reportaron incidentes donde no solo habían sido amenazados, sino que les habían arrojado objetos, habían reventado los neumáticos de sus coches y habían roto las ventanillas”.
 
Hay una historia particularmente sangrante, en la que los vigilantes desarmados de una fábrica cerrada fueron atacados por varios drogadictos; uno de ellos fue alcanzado en el pecho por un dardo. La policía, por su parte, solo entraba en grupos de tres y armados, una diferencia de criterio que le llevó a quejarse a sus superiores.
 
"Ilegalidad e inmoralidad: el pan nuestro"
 
 Ser agente de seguridad implica, entre otras cosas, alternar con gente peligrosa o de entornos desfavorecidos: prostitutas callejeras y sus clientes, yonkis, borrachos… En concreto, señala el estudio, controlar la prostitución “invoca sentimientos de peligro, disgusto y fascinación”.
 
Uno de los trabajadores, por ejemplo, explica cómo las prostitutas utilizaban el garaje donde trabajaba para acostarse con sus clientes. Su compañera Agnes le explicó “una vez que había pillado a una prostituta y a su cliente en mitad del acto, y más tarde cuando abandonaba el garaje, el hombre se cruzó en su camino forzándola a dar un volantazo y estrellándose. Estaba convencida de que este comportamiento tenía como objetivo asustarla y que no informase a la policía”.
 
"Los agentes deben terminar cada encuentro preguntando: '¿Hay algo más que pueda hacer por usted, señor?' o 'Tenga un buen día' "
 
Otro párrafo define bien la naturaleza del peligro al que algunos han de enfrentarse: “En la reunión Tony pasa por el conjunto más reciente de imágenes dando información sobre cada persona. La mayoría son de violadores. Tony empieza con los de 'riesgo bajo' y termina con los de 'riesgo alto'. Señalando a una imagen, explica: 'Esta es de aquí. Vive en el barrio y toma drogas. Se sabe que es agresiva con la policía y la seguridad: los escupe'. Cogiendo otra, dice: 'Esta tiene problemas mentales. Se mete las manos en las bragas, hurga ahí y te pone las manos en la cara. Nadie quiere tocarla”.
 
En muchas ocasiones, no obstante, los agentes de seguridad intentan ganarse la confianza de estos personajes. A veces, deshaciéndose de los elementos que harían desconfiar (“los guantes negros, la porra, las esposas”); otras, ofreciéndoles su protección.
 
"Hay que servir a alguien"
 
¿Para quién trabaja un agente de seguridad? En realidad, para muchas personas que para más inri, tienen diferentes intereses y exigencias: sus superiores, sus clientes y otras fuerzas de seguridad.
 
Aunque lo que coincide en todos los casos es que deben centrarse en servir al cliente, especialmente a un nivel emocional: “Deben sonreír o ser educados y suaves durante las interacciones”. Como explica un agente de seguridad de la productora Entertainment Studios, “debes sonreír las 24 horas de los siete días de la semana y no siempre te apetece, especialmente cuando te quedan 12 horas por delante”.
 
"A la mayor parte de los recién llegados se les asigna a un trabajo que no requiera mucho, como sentarse en una silla"
 
Otro explica que, cuando sus superiores muestran ejemplos de excelencia en el mundo de la seguridad, esta se define de la siguiente manera: “Los agentes deben ayudar en todo momento, dando direcciones correctas e información exacta a los clientes que pregunten, y terminar cada encuentro de la manera prevista, sobre todo a través de las siguientes dos frases: '¿Hay algo más que pueda hacer por usted, señor o señora?' y 'Tenga un buen día'”. Cuando lo escucha, uno de los 'seguratas', Milo, responde “sí, cuando alguien te escupe, tienes que ofrecerle te y pasteles”.
 
Este es uno de los aspectos más deprimentes del trabajo, especialmente para aquellos que se esperaban algo más de acción. “A la mayor parte de los recién llegados se les asigna un trabajo de bajo estatus que no requiera mucho del agente, como sentarse en una silla”.
 
En muchos casos, lo importante es que estén ahí para dar apariencia de “seguridad y orden”, sin dar demasiado la nota, puesto que ello “puede ser malo para los negocios”.
 
"No uses tu criterio,limítate a seguir las reglas"
 
Algo a lo que hay que añadir los previsibles abusos laborales, como la compañía que multa a sus trabajadores si no se presentan al menos 10 minutos antes de que empiece su turno.
 
Además de, como es previsible, que toda iniciativa personal sea amputada, lo que resulta en sentimientos de frustración y degradación: como explica Kigali, que dejó pasar al edificio a un tipo que no tenía pase y que le amenazó porque iba a llegar tarde a una reunión (y que en realidad era un inspector): “Me preguntaron '¿por qué le dejaste entrar?' Le respondí que 'porque llegaba tarde y utilicé mi criterio'. Me dijeron: 'No uses tu criterio. Limítate a seguir las reglas'”.
 
Los desprecios son habituales, como le ocurre a uno de los agentes de seguridad de la comisaría, que fue respondido con mala gana por dos abogados a los que les pidió la identificación. “Siempre son así”, explica en el estudio. “Ya sabes, son abogados, piensan '¿tú, jovencito, me vas a dar lecciones?'”
"Somos buena gente"
 
Un ambiente tan opresivo provoca, lógicamente, que los agentes de seguridad diseñen inconscientemente diversas estrategias para hacer el ingrato trabajo más llevadero. Muchos de ellos intentan explicarse por qué terminaron ahí, generalmente después de ser despedidos de otros trabajos mal pagados y de bajo nivel.
 
Así que es habitual que hablen de sus sueños de futuro, tanto dentro como fuera de la industria; por lo general, no se sienten “definidos por su trabajo como agentes de seguridad”.
 
"No es para cualquiera. Hay muchos que han trabajado durante quince años y aún no valen"
 
En otros casos, les gusta compararse con sus compañeros para recordar que no cualquiera sirve para el puesto. Milo, por ejemplo, dice “no sé por qué la gente piensa que los agentes de seguridad son tontos.Había un artículo en 'News of the World' que decía que somos estúpidos. ¿Por qué? Tenemos contables y estudiantes entre nosotros”. Otro de ellos, por ejemplo, recuerda que “hay muchos que han trabajado durante quince años y aún no valen”.
 
Muchos agentes de seguridad se identifican con figuras paternas. Uno de ellos, por ejemplo, explica que “somos como papá: cuidamos del edificio y de la gente en él. Nos aseguramos de que todo está bien”.
 
Otro asegura que sabe cuándo los mendigos del edificio que protege están mal: “Nunca miro por encima del hombro a esa gente, los respeto a todos mientras ellos me respeten. Llevas uniforme y te sientes como su padre. Se comportan como críos”.
 
Y, en algunos casos, les gusta comparar su trabajo con el de los policías, con el que comparten muchas de sus contrapartidas, pero muy pocas de las ventajas.  
 
 
.
 


16 julio, 2016

RECLAMACION DE COMPLEMENTOS VARIABLES DURANTE EL MES DE VACACIONES

CONVIENE ESPERAR EL FALLO DEL TRIBUNAL SUPREMO ANTES DE INTERPONER DEMANDAS DE CANTIDAD

La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional,en su momento, falló a favor de que todos los trabajadores del sector perciban, durante el mes de vacaciones, la media de los últimos 12 meses de todos los conceptos salariales y/o pluses variables y que se vienen  cobrando en cualquier otro mes del año, dando derecho a reclamar, como mínimo, el ultimo año. (Ver Sentencia)

El caso es que la citada sentencia de la AN, en un principio fue recurrida ante el Tribunal Supremo por parte de las patronales APROSER y FES.
Posteriormente, APROSER desistió del recurso de casación ante el TS, pero la asociación empresarial FES lo sigue manteniendo, por tanto, hasta que no halla fallo sobre el recurso, no se conocerá con exactitud el periodo de tiempo para interponer las demandas de reclamación de cantidad al respecto.
Así las cosas, gran parte del sector ya preparando la interposición de demandas y quizás sea esta una acción precipitada.
Con el panorama actual lo recomendable es esperar en atención a las siguientes consideraciones
1.- La Sala de lo social del TS tiene que estimar o desestimar el recurso de casación interpuesto por FES. En caso de ser desestimado, los trabajadores dispondrían de un año retroactivo desde la fecha del fallo del recurso.
2.-  Se especula con la posibilidad de poder reclamar desde el año  2012 en adelante, pero lo cierto es que pertenece al TS cuando falle en sentencia de casación determinar el tiempo retroactivo de reclamación.
3.- Por lo expuesto en los dos puntos anteriores, es lógico pensar que interponer demandas en este momento seria precipitarse y trabajar en vano 
Es preferible esperar a que se pronuncie el Tribunal Supremo, habida cuenta de que cualquier demanda que se interponga, a día de hoy, será archivada provisionalmente por el juzgado de lo social que corresponda, a la espera, también, de lo que diga en fallo el Alto tribunal.

14 julio, 2016

UN ROBOT DISEÑADO PARA SER VIGILANTE DE SEGURIDAD

 
Ramsee, HA SIDO DISEÑADO PARA PATRULLAR POR DIFERENTES ESPACIOS
 

 

La evolución en el ámbito de la robótica que hemos experimentado en los últimos años ha hecho saltar las alarmas para buena parte de los trabajadores.

 
En la actualidad hay robots que están capacitados para llevar a cabo infinidad de actividades que les permiten ejercer diferentes profesiones de una manera más eficiente que los operarios humanos. Tanto es así que un reciente estudio de la Universidad de Rice en Houston vaticina que para el año 2045 la mitad de los empleos los desempeñarán los androides.
 
Ahora son los vigilantes de seguridad los que tienen que preocuparse por la competencia de los robots

Gamma 2 Robotics, una compañía con sede en Colorado (Estados Unidos), ha desarrollado un androide especialmente diseñado para patrullar en diferentes espacios.

Se trata de un sistema completo y autónomo preparado para efectuar cualquier tipo de vigilancia. La máquina está equipada con ruedas y un motor para desplazarse sin dificultad sobre cualquier superficie.

Cuenta con una cámara integrada que tiene visión infrarroja y puede grabar vídeo en 360 grados. Dispone de conexión a internet para poder enviar las imágenes en tiempo real, así como notificaciones y alertas. con diversos sensores que le permiten detectar el movimiento, el calor, el fuego, el humo o el gas, entre otros ejemplos.

"Ramsee va a cambiar el mundo de la seguridad, ya que nunca descansa y su coste es mucho inferior al de otros servicios de seguridad", aseguran sus creadores.

No obstante, el fabricante no pretende que este robot sustituya a los vigilantes de seguridad, sino que piensa que es el compañero perfecto para los humanos, "es ideal para las patrullas aburridas, sucias y peligrosas durante la noche que nadie quiere hacer"

05 julio, 2016

SERVISECURITAS SANCIONADA POR INTRUSISMO

30.000€ de multa por ejercer funciones de seguridad privada sin habilitación

 

 

El Ministerio del Interior ha impuesto una multa de 30.001 euros a la empresa Servicios Securitas S.A. (Servisecuritas) por asumir las labores de seguridad en el Centro Comercial El Trompo de La Orotava (Tenerife) sin estar habilitada para ello, lo que está tipificado como una falta muy grave. Ahora la Audiencia Nacional ha ratificado la multa al considerar que la denominación utilizada en el uniforme de quien prestaba estos servicios inducía a confusión.

 

 
"Cualquier persona que se cruce con un empleado uniformado, de la manera que la sentencia declara probado, con el logo utilizado tiende de forma lógica a pensar que el que viste como un empleado de seguridad, presta servicios de seguridad, y sobre esa uniformidad va una denominación social, que sin perjuicio del objeto social, lleva la palabra seguridad".

La trabajadora denunciada indicó que disponía de un teléfono móvil que, cuando concluye su turno, pasa al vigilante que sí estaba facultado para prestar estos servicios. La Audiencia Nacional apunta que carece de todo sentido, que teniendo funciones absolutamente diferentes y trabajando para empresas distintas, sin embargo, usen el mismo terminal móvil.

Pero además, se disponía de una emisora para la realización de estas labores que utilizaba la misma frecuencia que el vigilante de seguridad que prestaba sus servicios por la noche.

La persona denunciada declaró que sus funciones consisten, en caso de altercado, en llamar a la Guardia Civil o a la Policía Local, según corresponda.

"Hemos de convenir en que el sentido común indica que discriminar entre llamar a la Guardia Civil o a la Policía Local, según el altercado, parece propio de quien posee conocimientos específicos de cuestiones de seguridad y por tanto de quien desarrolla funciones que profesionalmente le permiten distinguir cuando hay que llamar a un Cuerpo de seguridad o a otro".
 

Igualmente, se señala en el fallo judicial que la persona denunciada señaló que entre las actividades ejercidas se encuentra estar por el centro, lo que obviamente conlleva funciones de permanencia y recorrido por el establecimiento. Por lo tanto se supone que también previene cualquier altercado o situación anómala que se pueda producir y dispone tanto de las instrucciones como de los medios, emisora de radio y teléfono móvil, necesarios para tratar de solventarlos con rapidez.

 
La Audiencia Nacional recuerda que ya en otras ocasiones se le ha impuesto una multa a esta empresa por idénticos motivos

Cubrir una apariencia haciéndose pasar por una compañía que presta otro tipo de servicios pero que en realidad se trata de seguridad.


"De esta forma accede al mercado, al eludir las responsabilidades y obligaciones propias de una empresa de esta naturaleza, con clara ventaja sobre las que cumplen escrupulosamente lo dispuesto en la legislación vigente", se indica por último.

Fuente: el diario.es

02 julio, 2016

EL SUPREMO TUMBA EL INDULTO DEL GOBIERNO AL CAPO DE LA SEGURIDAD PRIVADA

Anula la medida de gracia que concedió el Gobierno de Rajoy al empresario de seguridad que ha conseguido más contratos en la legislatura. 


La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha dejado sin efecto el indulto al controvertido empresario Miguel Ángel Ramírez Alonso, presidente de uno de los conglomerados que más contratos de seguridad privada ha conseguido de la Administración Pública durante esta legislatura, Seguridad Integral Canaria, y presidente del Club de Futbol Unión Deportiva Las Palmas.



Según consta en la sentencia, los magistrados han dictaminado que se debe anular la medida de gracia que le otorgó el Gobierno en noviembre de 2013 porque la resolución no tuvo en cuenta la posición del tribunal que le juzgó.

El indulto tramitado por el Ministerio de Justicia permitio a Ramirez evitar la cárcel

La Audiencia Provincial de Las Palmas le condenó en julio de 2011 por la ejecución de obras ilegales “a tres años y un día de prisión por un delito contra la ordenación del territorio, con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión u oficio relacionado con la construcción por tiempo de tres años y un día, y a la pena de veinticuatro meses y un día de multa con una cuota diaria de sesenta euros”, además de obligarle a demoler la construcción ilegal.
Sin embargo, el Gobierno de Mariano Rajoy estimó su petición de indulto y le rebajó al condena de tres años y un día de prisión a sólo dos años, permitiéndole de ese modo escapar del paso por la cárcel

El Ejecutivo justificó esa decisión alegando que el presidente de Seguridad Integral Canaria no tenía antecedentes penales y que carecía de cualquier tipo de peligrosidad criminal, a pesar del criterio contrario de la Fiscalía y del Juzgado de Primera Instancia que lo juzgó.
La relación con el ministro Soria

El Alto Tribunal ha tumbado ahora esa resolución al considerar que el Gobierno no tuvo en cuenta la opinión de la Audiencia Provincial de Las Palmas, el órgano que condenó finalmente a Ramírez. 

Tampoco habría sido escuchada la "parte ofendida por el delito" que cometió el empresario, tal y como exige la Ley de Indulto. 
Además de las consecuencias penales que tiene, el dictamen añade nuevas dudas sobre el apoyo que Seguridad Integral Canaria ha encontrado en el Gobierno desde el inicio de la legislatura, una relación cuestionada también por la gran amistad que Ramírez mantiene con uno de los miembros del Ejecutivo, el ministro de Industria, José Manuel Soria.
Como es sabido,el Ministerio de Defensa adjudicó el pasado mes de septiembre los servicios de vigilancia, alarma y seguridad de todas sus instalaciones a la compañía del empresario al que había indultado un año antes

En concreto, la compañía del presidente de la UD Las Palmas se llevó el primer y más importante lote del concurso, valorado en 31,8 millones de euros, tras conseguir una mejor puntuación que Eulen, Securitas, Segur Ibérica, Alentis, Secoex y Clece.
Investigacion Por Delito Fiscal

En el proceso no sólo no se tuvo en cuenta la condena por un delito urbanístico del máximo responsable de la firma adjudicataria, sino que también se desechó que la Agencia Tributaria investiga a la empresa por haber defraudado 2,3 millones de euros a Hacienda durante los ejercicios 2008 y 2009 “al pagar fuera de la nómina conceptos salariales no exentos que luego fueron incluidos en el certificado de retenciones como dietas”. La propia Agencia Tributaria está personada en el procedimiento que se instruye contra Ramírez por esos hechos.
Con todo, ninguno de esos casos fueron un obstáculo para que la compañía de seguridad, que hasta hace unos años tenía cifras de negocio más que modestas, lograra un nuevo contrato millonario de un organismo público dependiente del Ejecutivo. 

El pasado mes de marzo, Patrimonio Nacional le adjudicó la vigilancia y la seguridad de todos los edificios históricos que gestiona por un importe de 11 millones de euros.  

La institución encuadrada en Presidencia del Gobierno emitió un comunicado para defender la legalidad del concurso y aclarar que Seguridad Integral Canaria había certificado que estaba al corriente de pago con la Seguridad Social y Hacienda. 

Suscripción