18 enero, 2013

LOS VIGILANTES SON AGENTES DE LA AUTORIDAD EN CATALUÑA, EN EL RESTO DEL PAIS NO

SI PRESTAS SERVICIO EN BARCELONA SANTS ERES CONSIDERADO AGENTE DE LA AUTORIDAD, PERO SI LO PRESTAS EN MADRID ATOCHA NO SE OBSERVA ESA CONDICION


La Generalitat pretende, que en determinadas circunstancias los trabajadores de las empresas de seguridad privada se puedan convertir en agentes de la autoridad, agentes del Estado, a todos los efectos. Vamos, un salto cualitativo de suma importancia y que modifica todo el escenario policial.

El proyecto de la Generalitat ya tiene el visto bueno del Ejecutivo de Rajoy. De hecho, fue formalizado en la "comisión Bilateral Generalitat-Estado, en la subcomisión de seguimiento normativo, prevención y solución de conflictos".

"El personal de seguridad privada, cuando preste servicios para garantizar la seguridad de las infraestructuras y los servicios de transporte público en Cataluña por cuenta de la Administración o de entidades del sector público o empresas operadoras, y siempre que el desarrollo de las funciones se derive del servicio contratado por la Administración o ente público de acuerdo con la legislación de contratación pública, tendrá condición de agente de la autoridad como colaborador de los cuerpos policiales en Cataluña". Así reza la nueva normativa.

De esta forma, en Cataluña, los agentes que vigilan los autobuses o el metro pasan a convertirse en nuevos agentes de la autoridad, como si pertenecieran a "los cuerpos policiales de Cataluña". 

Entiéndase que actualmente, la Policía apenas tiene ya competencias en Cataluña y el despliegue de la Guardia Civil en esa comunidad está quedando reducido a la mínima expresión por lo que, los que saben de seguridad, entienden que esta apuesta significa que los mossos, indirectamente, aumentan sus plantillas con estos nuevos efectivos, estos nuevos colaboradores. 

Desde el Ejecutivo central y más concretamente desde el Ministerio del Interior se miraba con bastante recelo esta apuesta, que ya se comenzó a fraguar en la pasada legislatura autonómica. Pero, finalmente, ambas administraciones consensuaron este texto, que ya es efectivo.

El Ejecutivo catalán apuesta fuerte por la seguridad privada. Entiende que puede cubrir las deficiencias que ahora tiene la seguridad pública y que no podrá solventar durante los próximos años ante la previsible falta de presupuesto.

En cualquier caso, ha dado un primer paso para aumentar las competencias legales de los 'privados', que ahora, a todos los efectos, en las misiones descritas, serán agentes de la autoridad: ¿podrán identificar?¿podrán detener? ¿podrán proponer sanciones?... Sin duda ahora entran en otra nube laboral bien diferente. 

Ya saben, cuando se crucen con un agente de la seguridad privada en un autobús de Barcelona, ojo, tiene la misma potestad legal que un mosso.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A denunciar ante los tribunales la Ley que les otorga este carácter y solicitar la equiparación por discriminación al ser la misma figura en un lugar que en otro siempre que se este de servicio según la Ley de Seguridad Privada.

Anónimo dijo...

Aver compañeros, esto es una estrategia "mas" para diferenciar catalunia del resto de España.La evolucion del vigilante español en peor es ireversible, gobierne quien gobierne, por desgracia.

Anónimo dijo...

La orden ministerial que entro en vigor en agosto de 2011, sobre personal de seguridad privada deja claro en uno de sus artículos que el VS tendrá la condición de agente de la autoridad en el ejercicio de sus funciones y estando de servicio
Al estar contemplados como auxiliares de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado se aplica un articulo del código penal que adjudica la condición de agente de la autoridad a quien acuda en auxilio de un agente e la autoridad
Esta base queda asentada por una sentencia del tribunal supremo que reconocía tal condición a una VS que sufrió una agresión en una intervención en la que apoyaba a un benemérito

Suscripción